El buen hacer de Samsung en la familia Galaxy S y Galaxy Note comenzó hacer años a empapar su gama media alta, haciendo de los A3, A5, A7 y A8 terminales de referencia en su segmento, y acercándose desde el año pasado a la gama alta en aspectos como diseño, pantalla y materiales. Esa es la base de los nuevos Samsung Galaxy A8 y A8+, “copiar” la pantalla infinita SuperAMOLED 18.5:9 de los Samsung Galaxy S8 y acompañarla de doble cámara delantera con Live Focus, el modo retrato de Samsung.

En cuanto al cuerpo, que en el modelo pequeño aloja 5.6″ y en el grande 6″, Samsung habla de cristal curvado en el frontal y en la parte trasera, aunque viendo las fotos no parece que el frontal tenga una curva al estilo de los antiguos Edge o del S8, sino que sería 2.5D o algo similar. La parte trasera, como ya incluyó el Galaxy A5 2017, sí llega con curvas bastante pronunciadas para mejorar el agarre. Pero quizá la mejor noticia que nos trae el Samsung Galaxy A8 sea, como adelanto de lo que puede ocurrir en el Samsung Galaxy S9, sea la ubicación del lector de huellas, debajo de la cámara. Es sin duda, una ubicación mucho mejor que la elegida en los S8 y en el Note 8, mostrando que Samsung ha aprendido la lección un año después.

Las cámaras parece que vuelven a ser otras de las grandes protagonistas de estos terminales. Si el año pasado apostaron por aperturas amplias, como f/1.9, este año suben en la cámara trasera a f/1.7, con un sensor de 16 megapíxeles. Pero la estrella de la fiesta parece que serán las dos cámaras delanteras, que por primera vez en un Galaxy producirán un modo retrato con dos lentes. Sobre la trasera no comentan nada en este sentido, y lo normal es pensar que hay modo de desenfoque selectivo clásico. Para complementar no llega estabilizador óptico, pero sí lo que llaman VDis, estabilización digital de vídeo, junto a una función como Hyperlapse de Intagram.

Sobre el chip no se conocen detalles como el modelo, pero sí que tiene ocho núcleos, formados por 6 núcleos de bajo consumo a 1.6 GHz y dos de (creemos) alto rendimiento a 2.2 GHz. Hablamos de un chip que a buen seguro garantizará buena autonomía en conjunción con los 3000 mAh y 3500 mAh con los que cada modelo cuenta respectivamente. La RAM base es de 4 GB, pero el modelo Plus también llegará con una versión de 6 GB. En almacenamiento ambos modelos parten de 32 GB, aunque cuentan con versiones de 64 GB.

Los Samsung Galaxy A8 y A8+ llegan en cuatro colores: negro, gris, dorado y azul. Aún se desconoce precio y disponibilidad.

Fuente: https://hipertextual.com